viernes, 14 de octubre de 2016

Capítulo 6: Que empiece la fiesta

El día anterior, Lina se había enfadado con todo el equipo...¿Por qué? Pues muy sencillo, habían llegado un poquito tarde y ella detestaba los retrasos, en especial cuando la capitana puso la excusa de "Es que en nuestras casas comemos más tarde".

Pero finalmente había llegado la hora de la fiesta, La Mascarada, y todos se habían preparado. Habían decidido ir por separado, pues querían sorprenderse con el aspecto de sus compañeros.

Todo el lugar estaba lleno de jóvenes bastante arreglados, algunos incluso demasiado. Otros parecían molestos, pues no a todo el mundo le agradaba llevar ropa tan formal. Cada persona del gran salón llevaba una máscara, por lo que, a no ser que se conocieran de antes o que hubieran visto la máscara de otra persona, no se reconocerían.

Un joven de cabello castaño, caminaba por el gran salón en el que se encontraba. Se trataba de una habitación exageradamente grande, obviamente, ya que en ella se organizaban fiestas para muchas personas.

Todo en aquel salón era de los mismos tonos, todos ellos claros (blanco, dorado, crema, etc.), en una zona se encontraban las mesas en las que unos asientos habían sido asignados a ciertos miembros de cada equipo.


El castaño se fijó en la invitación que llevaba en la mano, a él le había tocado la mesa 3. Como la cena no tardaría en servirse, fue hacia su mesa, donde se fijó en que había una especie de cartulina, en la que había un oso panda. 


Según leyó el chico en la parte trasera de ésta, debía encontrar al dueño o dueña de otra cartulina con un oso panda antes de las doce de la noche. Le pareció un juego bastante entretenido, ya que así podría conocer a los demás jugadores antes de tener un partido contra ellos.

Por alguna parte de la sala, había un chico con una cartulina de un panda, estaba hablando tranquilamente con un joven francés que había ayudado en la organización de aquella fiesta. 

Era más que obvio que el chico estaba ligando con el chico, pero éste parecía no darse cuenta de ello. Quizá era por el hecho de que fuese excesivamente inocente o porque aquel día tenía la cabeza en otra parte.

- ¿Daggen? ¿Te encuentgas bien? -Le preguntó el francés, ya que el pequeño llevaba mirando hacia un mismo punto de la mesa desde hacía un largo rato.-

- ¿Eh? Oh si si, tranquilo...-Darren forzó una pequeña sonrisa, era evidente que no se encontraba demasiado bien...¿el motivo? Su novia lo había dejado hacía unos días, sin razón aparente.-


El francés se pasó una mano por su cabello largo y ondulado, apartando ligeramente el flequillo que tapaba uno de sus ojos. Si algo odiaba Stéphane D'Etcheverry, era que lo ignorasen...y Darren lo estaba haciendo en aquel momento.


- ¿Puedo sabeg que es eso que gonda pog tu cabecita? -le preguntó Stéphane, con un tono amable, colocando una de sus manos sobre el hombro del castaño.-

- N-no es nada, Stéphane...nada importante...


Sin decir una palabra más, Darren se levantó, dirigiéndose hacia un pequeño jardín, donde una pareja se estaba besando, lo que hizo que unas lágrimas se formasen en sus ojos. El castaño salió corriendo de allí, chocando desafortunadamente con otra persona, haciendo que ambos se precipitasen contra suelo.


- L-Lo siento...no miraba por donde iba...-se disculpó el castaño claro, levantándose de encima del otro chico y ayudando a que éste se pusiese en pie.-

- No te preocupes, no tiene importan...-empezó a decir el chico, pero se interrumpió a si mismo cuando vio unas lágrimas en las mejillas del muchacho.- ¿Por qué lloras?

Darren no respondió, tan solo bajó su cabeza, en un intento de ocultarse, pero eso no duró mucho. El otro chico alzó su cabeza con la mano, dedicándole una sonrisa que significaba “Puedes fiarte de mi”.

- Es que...bueno...rompí con mi novia hace muy poco...y ver a una pareja pues...-murmuró, notando como sus mejillas se iban poniendo más y más rojas.-

- Es normal que te afecte, eres humano...¿verdad? –la bromita del chico logró sacarle una risita a Darren, lo cual era muy sencillo, pues siempre había sido de risa fácil.-


Ambos pasaron la noche juntos, pero cuando se fueron de allí se dieron cuenta de algo...¡No sabían quien era el otro! Habían llevado las máscaras todo el rato...eso había sido un gran fallo...pero seguro que en algún momento sabrán quienes eran...


* * *

Hasta aquí el capítulo de hoy~~

Espero que os haya gustado y esas cositas c: no olvidéis comentar, ¡que este pobre blog lleva tiempo sin comer!

¡Besitos inazumeros para todos mis lectores! ♡



PD: Ropa y mascara del muchachito~~



No hay comentarios:

Publicar un comentario