viernes, 14 de octubre de 2016

Capítulo 7: Encerrados

Una chica de cabello largo y ondulado, de un tono castaño claro caminaba por la fiesta. Iba un poco distraída, cosa que no era muy rara en ella, era muy despreocupada y solía estar con la cabeza en las nubes.

No encontraba a ninguno de sus compañeros de equipo, ya que habían venido por separado y éstos estaban desperdigados por todo el salón donde se celebraba aquella fiesta tan elegante. Llevaba un vestido largo, totalmente negro. Tenía una abertura del lado izquierdo, dejando ver su pierna cuando caminaba y estaba sujeto tan solo de un hombro.

Su mirada se dirigía por todas partes, buscando a alguien que le resultase conocido, pero en ningún momento encontró a nadie, puesto que todos, según estaba puesto en la invitación, debían llevar una máscara. Ella no iba a ser menos, llevaba una máscara negra, a juego con su vestido, con algunas decoraciones hechas con purpurina.

En un momento de despiste, un chico se chocó con ella. Ninguno de los dos se estaba fijando por donde iba y, como consecuencia de aquello, el refresco que llevaba ese chico acabó sobre el vestido de la castaña.

-¡L-Lo siento mucho! -Le dijo el castaño, haciendo una exagerada reverencia, lo que causó bastante gracia a chica, pues ella era española y allí no hacían reverencias casi nunca...y mucho menos los jóvenes.-

-Tampoco es para tanto, solo es un poco de refresco -le respondió en su propio idioma, pero el castaño la entendió, ya que todos los jugadores de los equipos se habían comido la gelatina traductora de Doraemon para entenderse entre ellos (N/A: ¡Sino, decidme que otra explicación hay!)-

El chico se disculpó una vez más, a lo que ella le respondió con una dulce sonrisa. Ambos caminaron hacia los servicios para poder limpiar el vestido de la castaña, ya que no querían dejarlo demasiado tiempo por si se secaba.

Estaban ellos solos en ese pequeño cuarto, lo que era extraño, ya que lo normal para ambos era encontrarlos llenos hasta reventar de gente que no tenía otra cosa que hacer que estar allí ocupando sitio para que otras personas no pudiesen entrar.

Tan solo necesitó frotar un poco con agua, ya que no le había caído demasiado. Cuando fueron a salir, la puerta estaba atascada. Había un papel en el suelo que decía:

 "NO CERRAR LA PUERTA
SE ATASCA
GRACIAS"

-¡¿No había otro sitio para ponerlo?! -dijo la castaña, señalando hacia el papel, que seguramente solo se hubiese caído al suelo.-

El chico no pudo evitar reírse al escuchar a la castaña, la cual se contagió de su risa, ya que era tan alegre y graciosa que ni el mismísimo Ray Dark se habría resistido, aunque este ya hubiese desaparecido de la faz de la tierra...o eso creían, ya que nunca se podía saber lo que iba ha hacer aquel hombre o de donde podía volver a aparecer.

Intentaron por un rato abrir la puerta, pero les resultó imposible, ya que, desgraciadamente, se habría hacia dentro y eso les dificultaba el poder salir. Pensaron en salir por alguna ventana, pero estas eran demasiado pequeñas para que alguno de ellos saliese.

-Creo que lo mejor será esperar a que alguien nos abra...-propuso la chica, apoyando la espalda en la fría pared del servicio y cruzando sus brazos- tarde o temprano alguien tendrá que venir al baño

El chico asintió y, sin inconveniente alguno, se sentó cual indio en el suelo, apoyando la cabeza en la pared. Acto seguido se quitó la chaqueta, colocándola en el suelo y ofreciendo a la castaña sentarse sobre ella, la cual aceptó muy agradecida.

Rápidamente el tema de conversación fue a parar al torneo, ya que les resultaba muy interesante que hubiese dos equipos de los países participantes, era algo poco común.

Unos golpes en la puerta los asustaron, haciendo que la castaña se refugiase en los brazos de su desconocido amigo. La puerta se abrió, dejando ver a una chica bastante pequeña, que cruzó sus brazos infantilmente, ante la atenta mirada de las personas que estaban cerca de la puerta del servicio.

-La entrenadora quiere que nos vayamos, dice que quiere tu culo en el asiento en cinco minutos y sino volverás a tu casa -le dijo la pequeña, que después se fue corriendo con sus compañeros, ya que no quería ser expulsada del equipo.-

-Creo que debo irme, ¡fue un placer conocerte! -dijo la chica, besando la mejilla del castaño antes de irse corriendo de allí, dejando al chico solo, que se había levantado con rapidez para detenerla un segundo, pero fue tarde.-

-¡E-Espera! Rayos...no se ni su nombre...-dijo, bastante apenado y volvió al salón, aunque su entrenador no tardó mucho en mandarlos irse, de hecho los estaba buscando porque un compañero suyo la había liado un poco.-

* * *

Hasta aquí el capítulo de hoy nyaa~~

Espero que os haya gustado y que dejéis un bonito comentario para que este blog se alimente (Y para que sepa si os gusto o no y vuestra opinión, obviamente)

¡¡Besitos inazumeros para todos nyaa~~!!



PD: El vestido y la máscara de la chica :3


No hay comentarios:

Publicar un comentario